Que debes de tener en cuenta antes de hacerte un piercing

¿Sabes qué debes tener en cuenta para ponerte un piercing? Seguramente sea una pregunta que todos alguna vez nos hemos hecho antes de perforarnos por primera vez. Sin embargo, aquellos que todavía no han tenido su primera experiencia, querrán saber cuáles son las mejores indicaciones a tener en cuenta. Para ayudarte en tu búsqueda, aquí te presentamos algunos datos que no debes pasar por alto si vas a colocarte un piercing:


Preguntarte si es para ti 

¿Tienes la edad suficiente o adecuada para llevar ese piercing? Tal vez sea una pregunta incómoda para algunos, sin embargo debes pensarlo antes de tomar cualquier decisión. Muchos dirán que no hay edad para llevar un piercing y es verdad, pero en muchos lugares no nos entienden. Por lo tanto es importante tenerlo en cuenta y pensar cómo afectará esto nuestra vida profesional, por ejemplo.


¿Concuerda con mi estilo de vida?

Es una pregunta que también está relacionada con la anterior. Si tomamos la decisión de perforarnos, debemos saber que la cicatrización lleva su tiempo. Si el piercing que queremos no se adecua a nuestro estilo de vida y la mayoría de las veces lo estamos escondiendo con curitas, ropas o quitándolo de lugar, puede que tengamos un problema constante.


Buscar alternativas de curación

Si eres una persona que tiene una cicatrización un poco más lenta que las demás o tu piel suele responder con queloides, sería importante que intentes buscar una solución más eficiente para que esto no te ocurra. De por sí la perforación no es una buena idea para estas personas pero, en caso de que sigas con tu decisión, sería importante que busques un tratamiento alternativo previamente a tu perforación. 


Elegir el lugar adecuado

Ten en cuenta tu propia anatomía, no todas las partes de nuestra piel son naturalmente aptas para las perforaciones. Por ejemplo, en algunas personas el frenillo de la lengua es muy corto y esto hace que no sea una persona adecuada para este tipo de piercings. Tal vez, estés pensando que no tendrás tanta mala suerte, pero por las dudas asegúrate de tener la anatomía correcta para tu próxima perforación.


Busca un auténtico profesional

Si hay algo que debes saber, es que es vital conocer a la persona en quien vas a confiar para tu próxima perforación. Esto significa saber y comprobar que está capacitado para realizar el trabajo. Y, de la misma manera, es fundamental que el también conozca tu historia médica de vida. De esta forma él podrá conocer tus antecedentes y actuar de buena manera en caso de qué algo salga mal. 


Seleccionar el mejor material

Debes asegurarte de utilizar los materiales adecuados. No es una recomendación sino algo de sentido común, para que todo vaya bien. Algunas perforaciones suelen salir mal y no es por el propio cuidado de la persona, sino porque los materiales suelen ser demasiado chicos o delgados que hacen que se muevan del lugar inicial de perforación y el cuerpo los rechace.


Asegurarse de la higiene

Debes prestar atención las condiciones higiénicas que llevará tu perforación. Siempre tendrás que asegurarte de que aquella persona que te perforará lleve guantes de látex y utensilios esterilizados para su trabajo. No lo hagas con pistola, intenta siempre conseguir algún lugar donde perforen con agujas, de seguro correrás menos riesgos en tener infecciones.


Seguir las indicaciones y cuidados

Por último, infórmate sobre los posibles efectos secundarios que puede ocasionar tu piercing y también sobre cómo cuidarlo. De esta forma, podrás seguir las indicaciones sin problemas y disfrutar de tu perforación.

12 visualizaciones0 comentarios